Seleccionar página

Manifiesto del comunicador infalible

Este manifiesto es una visión.

Un faro que me guiará en mi viaje como ponente en las presentaciones que tenga que hacer de aquí en adelante.

Una declaración de intenciones, que es a su vez es una visión de ti como orador, ya que representa también el ponente que me gustaría descubrir en cada charla que presencio como público, y quizás algún día sea la tuya.

Una misión, por lo tanto, la de contribuir a un cambio de paradigma en las presentaciones medias que nos toca escuchar.

¿Te suenan?

Son, por ejemplo, aquellas en las que el ponente proyecta 647 diapositivas repletas de texto (usando 6 tipografías diferentes) y se dedica al noble arte de leerlas, quizás esperando que alguién mantenga la atención a partir del minuto 3.

En serio, dejemos de aburrir al prójimo, seamos concisos, un poco creativos y tratemos de aportar valor a nuestra audiencia, que es la que verdaderamente importa.

¿Que no sabes cómo?

Tranquilo, yo tampoco del todo, pero pretendo aprender, prácticar y mejorar.

De eso trata este blog y es lo que condensa este manifiesto.

Seguro que todo marinero se ha perdido alguna vez en el mar, aún sabiendo donde estaba el faro que le guia, y quiero pensar que la mayoría de las veces ha recuperado el norte, precisamente por saber donde se encuentra ese faro.

Estoy convencido de que tú y yo nos perderemos en el mar de las presentaciones mediocres y aburridas más de una vez y mancillaremos este manifiesto comenzando un discurso con un ramplón “buenos días, me llamo…” o usando una diapositiva de Power Point con más texto que el guión de Juego de Tronos.

Será entonces cuando podamos volver a este manifiesto, una y otra vez, con la humildad del que falla pero pretende mejorar, y el tesón con el que recupera la consciencia en el momento presente el maestro budista al meditar, cuando le invaden los pensamientos.

Manifiesto del buen comunicador

Et voilà! Este es mi manifiesto, y si no le gusta…no tengo otro, pero lo tendré.

Porque este documento nace “work in progress”, y así morirá el día que lo haga, sin dogmas y sin rigidez.

Flexibilidad absoluta para que cambie a medida que yo aprenda y evolucione; kaizen.

Comienza el viaje marinero, será intrigante, largo y emocionante, así que siéntate aquí en cubierta, tomemos algo y cuentame:

¿Cúal es tu manifiesto?

¿Qué añadirías o restarías al mio?

Artículos, gratis y directos en tu bandeja de entrada, los lees y aprendes a comunicar mejor ¿te animas?